© 2018 by JUAN CORTES. All rights reserved

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Círculo gris

Hybrid

2014-2015

(wearables)

Hybrid fue un proyecto comisionado por el MOMA en el marco de la exhibición “Is this for everyone? Design for the common good” inspirado en un estudio cibernético que toma elementos de la percepción de animales Colombianos y los convierte en desarrollos tecnológicos (prostéticos) que extienden los sentidos humanos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una gabardina que detecta el calor del entorno hecha con fibra óptica, un guante que convierte ondas magnéticas en sonidos e imágenes, y una máscara intercomunicadora que aisla toda la información del ambiente y permite que quien la use se comunique con otra persona que tenga una máscara similar, conforman la propuesta que el colombiano Juan Cortés presentó con la ayuda de David Vélez, en 'This is for every one, design for the common good', una muestra organizada por el Departamento de Diseño del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La exposición incluye diseños que son usados a diario en el mundo entero, a través de las nuevas tecnologías como: el símbolo de encender y apagar, el indicador de Google Maps, el símbolo Creative Commons utilizado por millones de licencias de software libre, el control de Atari o el famoso botón rojo utilizado en casi todas las películas apocalípticas de Hollywood, un control de programación llamado Little Bit o un vestido hecho por impresora 3D.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con el fin complementar la exposición, el departamento de diseño organizó talleres dictados por cuatro artistas de diferentes partes del mundo entre ellos el colombiano. La intención era enseñar a los asistentes cuál es el uso que ellos le dan a las piezas expuestas y sacarles provecho desde el punto de vista del arte.

 

Cortés lleva experimentando varios años construyendo instrumentos artísticos con viejas tecnologías, con el fin de emplearlas en la creación de sonidos e imágenes.

 

Para su exposición había usado como base un dispositivo de programación llamado Arduino, lo que llamó la atención de la curadoras Jess Van Nostrand y Paola Antonelli. Este dispositivo, explica el artista, "ha revolucionado la manera en la que se hacen propuesta tecnológicas, pues redujo miles de cables y dispositivos a un aparato que permite ser programado para múltiples funciones, como simular el vuelo de un ave, reprogramar ondas electromagnéticas y miles de funciones más".

 

Durante el worhshop, que se realizó en el tercer piso del MOMA, el artista mostró cómo se puede reutilizar tecnología obsoleta con el Arduino, usando para ello la máscara, la gabardina y los guantes. Al finalizar, realizó un concierto junto con David Vélez, en las instalaciones del museo.

 

 

 

 

 

 

 

 

El artista reconoce que la tradición de la cacharrería, costumbre que hay en Colombia de cuidar los electrodomésticos y repararlos, ayudó en su propuesta.

 

"El hecho de que aquí se cuiden y hayan sitios como los talleres de la Carrera Novena o en la Avenida Caracas (en Bogotá) que tienen un sinfín de objetos de 30 años de antigüedad y uno pueda valerse de eso para la producción artística, hace que tengamos una ventaja enorme frente otros países donde, simplemente, lo que se daña lo cambian", dice el artista.

Para su propuesta en el MOMA, el artista viajó por distinas partes del país buscando fauna y flora que sirvieran para ser representadas. "En el país hay muchos artistas que trabajan el tema de la violencia y lo que yo quería era buscar otro enfoque, resaltar la biodiversidad", cuenta el artista sobre su investigación.

 

Finalmente, seleccionó como temas principales una serpiente, un tiburón y una rana, y los adecuó a diferentes vestuarios que fueron hechos con la ayuda de Vanessa Gómez y Nicolás Rivero, diseñadores de A New Cross, una marca colombiana de diseño reconocida en el exterior.

Asesorado por Santiago Cortés, ingeniero electrónico especialista en sistemas visuales, construyó los tres objetos. El guante, cuenta con un sensor y una bobina de cobre enredado. Al ser usado  transforma las señales de onda electromagnética en vibración que produce sonidos o imágenes. Así hace referencia al sistema de detección que tienen los tiburones grises del pacífico que están en la región del Chocó.

Luego fue el turno para la gabardina, que está tejida a mano con lana virgen y fibra óptica. En los hombros  hay un receptor que detecta señales de temperatura por medio de sensores infrarrojos, que son convertidos a través de un Arduino ubicado en la espalda para que la fibra óptica se encienda con mayor o menos intensidad, dependiendo del calor que sea emitido. Este artefacto imita los sensores que tienen las serpientes oriundas de desierto de la Tatacoa.

 

Finalmente, con el apoyo de Vélez, construyó la máscara que aísla el ruido y la luz, mediante audífonos y un sistema hergonómico que bloquea todas las señales externas. Así imita a las ranas de lluvia, típicas de la región de Orinoco que, cuando van a aparearse, bloquean todas las frecuencias exteriores. Así, la máscara solo permite oír a quien tenga la otra máscara,  por medio de un intercomunicador.

 

La muestra 'This is for every one, design experiments for the common good' estará hasta el 31 de enero en la zona de diseño del MOMA.  

 

FELIPE SUÁREZ

Publicado en ARTERIA

29/ 11/ 2015